16 de Enero, 2006


Hoy ha venido conmigo

Por primera vez. La primera de un montón de ellas. Todas las mañanas de cada día laborable vendrá conmigo en el coche hasta casa de su abuela. Media horita de trayecto, aún de noche, con un poco de música, suave para no molestarla.

Ha venido dormida, directamente de su cuna al Maxi-Cosi. Como venía muy echada hacia adelante, he conducido con una mano, mientras con la otra la sostenía.

Y así hemos hecho casi todo el camino. Ella dormida y yo sujetando su cabecita calva y suave, con el corazón dándome mil patadas, por sentir su respiración en la punta de mis dedos.