Hoy los recuerdos son hojas secas que giran

Este post me ha recordado una tarde de otoño de hace unos años en la que dominaban mi ánimo la melancolía por el verano terminado y la tristeza por un amor perdido.

En un patio de la facultad, entre los coches aparcados, un remolino infatigable hace girar en el suelo unas hojas de roble secas, describiendo un círculo casi perfecto.